]] >

dilluns, 30 de desembre de 2013

¿ DE DONDE SE EXTRAE LA MANTECA DE KARITÉ?

La manteca de karité es una grasa extraída de la nuez que produce el árbol del mismo nombre, que crece en la sabana de África central y occidental (especialmente en Burkina Faso, Costa de Marfil, Malí y Sudán, donde se encuentran los árboles de mejor calidad, gracias a la constitución de su subsuelo) donde, tradicionalmente, ha constituido una de las principales grasas de la dieta de las tribus de la zona.

El karité (Vitellaria paradoxa) es un árbol de hasta 15 metros de altura. El nombre de karité significa árbol de mantequilla. Este árbol puede vivir hasta tres siglos y el diámetro del tronco puede medir hasta un metro.

Tradicionalmente en África del Oeste, sus frutos se llaman nueces, estos frutos son drupas carnosas con una almendra de cáscara fina. Se obtiene, tras ebullición y triturado de estas almendras, una grasa vegetal llamada manteca de karité. Esta sustancia es comestible y utilizada tradicionalmente en la cocina local, también se utiliza en la industria chocolatera como sustituto de la manteca de cacao.

Da sus primeros frutos tras 15 años. Aunque, se considera que alcanza su edad adulta hacia los treinta años, en este momento se puede obtener hasta 20 kg de frutos, es decir 5 kg de almendras secas, de las cuales se obtendrá aproximadamente 1 kg de manteca de karité. Entre los cincuenta y los cien años de edad se obtiene la mayor cantidad de frutos, lo cual dificulta su cultivo.

La manteca de karité está compuesta principalmente de ácido palmítico (2-6%); ácido esteárico (15-25%); ácido oleico (60-70%); ácido linolénico (5-15%); ácido linoleico(<1%).


La manteca, que se obtiene de la maceración del fruto, ha sido durante mucho tiempo el único cosmético de las mujeres africanas, que lo viene utilizando como poderoso hidratante nutritivo, para evitar la descamación de la piel, así como para cuidar y proteger los cabellos secos y estropeados.